28
Ago

Verdades y mentiras sobre el zumo de naranja, ¿es bueno tomarlo?

Si eres de los que exprimen (y nunca mejor dicho) hasta el último segundo su estancia en la cama y aplazan la alarma del despertador por encima del límite permitido, quizá no te interese leer esto, o tal vez, esta lectura dé un vuelco radical a los hábitos de tu vida. Si tu salud ya te ha mandado un ultimátum (“¡¿el café de 30 céntimos de la oficina o yo?!”) quiere decir que llevas sacrificando tu desayuno demasiado tiempo, y más vale que sigas leyendo para remediarlo.

Es hora de hacer caso a tu cuerpo, adelantar la hora del despertador (sabemos que duele, pero lo superarás y nos lo agradecerás) y desempolvar el exprimidor de zumo y con él, ese ánimo indomable por llevar una vida sana que dejaste aparcado en el pasado. Verás cómo en cuestión de unas pocas semanas, no solo tu salud, sino también tu estado ánimo, mejoran con algo tan básico como la mezcla que supone levantarse unos 10 minutos antes y prepararse un zumo de naranja recién exprimido.

Cierto es que la excesiva mitificación que rodea su consumo no le favorece en absoluto. El zumo de naranja natural ha sido beatificado en exceso, pero eso no debe eclipsar sus auténticos beneficios, y ni mucho menos es excusa para inventarse y difundir sobre él colosales despropósitos (como que tiene un alto contenido azucarado, que engorda o que produce caries). No es el recomendable y saludable hábito de dar los buenos días al mundo con un zumo de naranja lo que debe ser desterrado, sino los falsos mitos que le rodean. Y para ello, nada mejor que recordar sus verdaderas y muy útiles propiedades:

  • Es rico en vitamina C: Este ha sido uno de los grandes motivos de controversia que han convertido al zumo de naranja natural en ese niño de papá tan perfecto como repelente. La gran cantidad de vitamina C que contiene (el 50% de la que necesitamos diariamente) ha mitificado sus propiedades, y las ha elevado a la máxima potencia de una forma desmedida. Sentimos deciros que desgraciadamente el zumo de naranja no cura constipados, gripes, catarros ni cualquier otro tipo de enfermedad, pero indudablemente sí que ayuda al funcionamiento de nuestro sistema inmunológico. En definitiva, el zumo de naranja no es un héroe, pero sí un gran profesional en lo que hace
  • Aporta valiosos nutrientes: Otra de las principales razones causantes de crear sobre el zumo de naranja falsos y desproporcionados mitos. La ignorancia y falta de información ha convertido a los diversos nutrientes que aporta en la tan temida azúcar, pero nada más lejos de la realidad. El potasio, elemento clave en el correcto funcionamiento de los músculos, y el folato, que reduce el cansancio y el agotamiento, son dos grandes ejemplos que demuestran que las sustancias que posee el zumo de naranja son mucho más beneficiosas que perjudiciales
  • Favorece la absorción de otros componentes: Germen de una de las mentiras que más dolerán a los que aún desconocen la verdad. Sin duda (y existe fundamentación científica al respecto que lo demuestra), el zumo de naranja -en concreto, su dosis de vitamina C- ayuda al cuerpo a absorber nutrientes, sobre todo los procedentes de verduras y vegetales, pero ello no quiere decir que el zumo de naranja adelgace. Razón que han aprovechado muchos como lanzadera para difundir su mentira: si no adelgaza, el zumo de naranja engorda (deducción en estado puro). Pues no, no engorda, de hecho, consumir entre uno y dos vasos al día es la dosis recomendada por los expertos para aumentar nuestra vitalidad y energía. Así que ya sabéis, ¡a exprimir!

Originally posted 2017-07-04 07:39:59.