Select Page

[:es]El preparar batidos, cócteles o ganizados es una de las aspiraciones más habituales en cualquier hogar, y es que pocos electrodomésticos se reciben con tanta ilusión como una licuadora. La sacas del empaquetado desbordando felicidad y motivación, ansioso por estrenarla y pensando en las maravillosas recetas que harás con ella, en ser el descubridor de nuevos y asombrosos sabores, en patentar el nuevo cóctel estrella del verano… pero al final, nada más lejos de la realidad. Por falta de motivación, de ideas o simplemente, de ganas, la licuadora acaba siendo un mero adorno sobre la superficie de la encimera, o del interior de algún armario de cocina, que te recuerda cada vez que lo ves: ¿Para esto la compré?

Por ello, para que el remordimiento no te invada y aproveches las numerosas opciones que te ofrece una licuadora, aquí te dejamos una serie de consejos que te invitarán a usarla muy a menudo. Ves haciéndole un lavado a fondo para quitarle el polvo y las telarañas que haya cogido, porque a partir de ahora le sacarás el máximo partido:

  1. Usa frutas frescas. Todos tenemos una fruta predilecta con la que nos encantaría preparar nuestra nueva bebida favorita, pero si no es su época del año, es muy normal que el batido resultante carezca del sabor esperado y pase por nuestro paladar como el vecino que te cruzas en el ascensor, es decir, hola y adiós. Y nosotros buscamos que genere recuerdo, que su sabor sea un flechazo y que su paso por la boca sea como un reencuentro con tu mejor amigo tras meses sin veros. Si quieres que tu batido sea algo así de memorable,empieza por comprar frutas o verduras de temporada y tendrás medio trabajo hecho
  2. No seas tacaño con el hielo. No se trata de formar un iceberg como para volver a hundir el Titanic, pero el hielo es un ingrediente fundamental para cualquier trago hecho con la licuadora. Si bebidas estrella como la Coca-Cola o la cerveza son casi imbebibles si no están muy frías, ¿qué te hace pensar que tus batidos sí? Recuerda que para hacer algo caliente ya tienes la cafetera, y que el objetivo es hacer un refrescante batido, no un puré/papilla. Un último consejo extra para obtener el mejor resultado: mejor picado que en cubitos para favorecer su triturado
  3. Si preparas cócteles, infórmate sobre las cantidades. Si quieres hacer esos atractivos tragos tropicales que has visto en tantas películas, ten a mano la receta o estarás más perdido que un adolescente en su primer botellón. Recuerda que beber ante todo es un placer y la coctelería puede llegar a ser un arte, no la mancilles. Usa si es preciso un jigger y respeta las porciones para preparar cócteles que merezca la pena beber
  4. Emplea bien el azúcar. Los más puristas dirán que su uso es perjudicial y que es prescindible e innecesario, y en parte llevan razón, pero solo en parte. No hay mayor verdad que la que dice: a nadie le amarga un dulce, un proverbio que no debe usarse para justificar un uso excesivo del azúcar, pero sí para endulzar bebidas que lo necesitan para conquistar paladares. Eso sí, incluso un ingrediente tan básico como este, hay que saber usarlo. Siempre que prepares un granizado, nunca eches el azúcar a posteriori del licuado y ten a mano este valioso truco: disuelve el azúcar en agua antes que nada y remueve hasta que no veas ningún grano, así conseguirás que el batido sea líquido y no granulado

[:]