Select Page

[:es]Sabemos que secarte el pelo no es la tarea más estimulante del mundo, pero lo cierto es que la distancia que separa un buen secado de uno mediocre es muy pequeña, por lo que es muy probable que un ligero descuido eche por tierra largos minutos de dedicación, pero también, que con unos truquillos muy sencillos consigas un peinado de cine. No te asustes, no tendrás que preparar ningún ritual ni seguir unas instrucciones más difíciles de entender que el guion de una película de Woody Allen. Nuestro fin es facilitarte la vida, no ponerte trabas, así que para mejorar el look de tu pelo te bastará con prestar atención a esta serie de detalles:

  1. Elige bien el tipo de peine con el que acompañar el secado. No cojas el primero que te encuentres al abrir el cajón y piensa qué tipo de peinado quieres y cuál te ayudará a conseguirlo. Si antepones la rapidez a cualquier otra virtud, tu elección debe ser un cepillo circular, pero si la belleza y la estética son los factores principales que marcan tu estilo de vida, elige un peine con cerdas de jabalí por encima de cualquier otra opción para mejorar la apariencia de tu cabello, y lograr que esté más sedoso y brillante
  2. El botón de aire frío no es un adorno. Si hiciéramos una encuesta sobre las personas que usan esta opción del secador, el porcentaje resultante sería casi ridículo, y lo cierto es que se trata de una herramienta muy útil, e incluso necesaria, para dar más brillo y fijación al peinado, siempre que la uses al final de tu secado. Recuerda, primero caliente y después frío
  3. No te vuelvas loco con el secador y no ves dando bandazos ni palos de ciego por tu cabello. Divide la dimensión de tu pelo en cuatro secciones (zona superior, zonas laterales y zona trasera) y verás cómo se te aligera el trabajo. Se acabó eso de pasar el secador por las mismas partes una y otra vez, que dicho sea de paso, no es el hábito más recomendable
  4. Controla la distancia y el calor. No por estar más cerca o usar más calor, el secado de tu pelo será más eficiente o rápido. Secar tu cabello no debe convertirse en una tortura, así que si notas que el aire está muy caliente, no sufras gratuitamente, la temperatura debe ser cálida y agradable, nunca infernal, y mantén siempre el aparato a unos 20 centímetros más o menos de distancia respecto a tu cabello si no quieres chamuscarlo
  5. El orden sí altera el producto. Siempre -repetimos, siempre- ve de las raíces a las puntas en cada uno de tus mechones. Se trata de una técnica muy sencilla que permitirá a tu peinado tener un aspecto mucho más sano y reluciente, un truco muy valioso que hará que salgas del aseo con el mismo estilo con el que sales de la peluquería, pero sin gastarte un solo euro
  6. Las prisas no son buenas consejeras, pero a veces son inevitables, así que la mejor opción es saber gestionarlas. Si te faltan minutos para secar tu pelo, aumenta la intensidad del aire al máximo, pero nunca eleves su temperatura, quemar tu cabello no es la solución
  7. El último truco será el primero que debas tener en cuenta, ya que un buen secado empieza por este paso tan inicial como fundamental. ¿Nunca te dijo tu madre que no usaras el secador con las manos mojadas? Pues se le olvidó añadir que con el pelo mojado tampoco. Nunca vayas inmediatamente del lavado al secado, la toalla está para algo. Así que enrolla tu cabello en el clásico turbante y deja que se deshumedezca durante 15 minutos, reducirás la exposición de tu pelo al calor del secador y por contradictorio que parezca, ahorrarás mucho trabajo

[:]