Select Page

Limitarnos a consultar únicamente nuestro peso cada mañana es una rutina que se está quedando anticuada para una sociedad digital con acceso a toneladas de información. Antes únicamente oíamos hablar de kilos, y ahora nos invaden términos como “masa magra” o “porcentaje de grasa”, conceptos nuevos que han despertado el interés entre quienes, de una forma u otra, cuidan su físico.

Estamos viviendo la era dorada del deportista amateur. El equipamiento deportivo más básico, la información nutricional de los alimentos… Todo se ha profesionalizado para que el runner novato tenga acceso ilimitado a un contenido o productos de la más alta calidad. Y era obvio que esta transformación afectaría tarde o temprano a las básculas de peso, ya predecesoras de las básculas fitness.

¿Pero son fiables estos innovadores aparatos? Si eres un deportista profesional que necesita un control exhaustivo sobre su cuerpo para alcanzar el máximo rendimiento, lo mejor es ir a la consulta de un experto (nutricionista, entrenador personal, etc.). Pero si eres del 90% que tiene el deporte como un hobbie y no como una profesión, una báscula fitness cumple todas tus necesidades.

Este electrodoméstico emplea la tecnología para medir el nivel de agua presente en nuestros vasos sanguíneos, músculos y huesos, y calcular así, el índice restante de grasa con una precisión de máxima fiabilidad para una persona que no se dedique a la alta competición. Una báscula fitness posee todas las funciones que necesitas para tener el control total sobre tu cuerpo y su evolución diaria, lo que convierte a este aparato en el complemento ideal para una vida activa, sana y saludable.