Como dicen allá por el norte, en Invernalia, Winter is coming, o lo que es lo mismo, el verano se acaba y toca afrontar la vuelta a la rutina. Quizá tu periodo de vacaciones terminó en julio y llevas un mes dando el callo, o tal vez agosto haya sido tu etapa de descanso y no te haces a la idea de que lo bueno se acaba, y toca volver a trabajar, madrugar… y bueno, mejor dejamos de recordártelo. Tanto para los que lleváis un mes arrimando el hombro como para los que os despedís de las vacaciones justo ahora, en Honest Appliances os hemos preparado una lista con las mejores recetas para hacer con la sandwichera, que lograrán que deis la bienvenida a septiembre con unas ganas incontrolables de comeros el mundo.

Estos suculentos bocados os alegrarán esos instantes de descanso en el trabajo y seréis la envidia de vuestros compañeros, marcaréis tendencia en lo que se refiere a meriendas o almuerzos, y lo mejor es que solo necesitaréis pan de molde/masa de hojaldre, unos pocos ingredientes simples y accesibles y 15 minutos, ¡así que a tomar nota!

 

El sándwich mixto es demasiado simple, pero solo con untarle huevo en el pan y meterlo en la sandwichera, lograrás un emparedado espectacular: el sándwich montecristo

Sándwich Montecristo de jamón y queso

La versión más sofisticada del clásico sándwich mixto pero con un añadido muy especial. Solo necesitarás jamón cocido, queso en lonchas y ¡huevo! Rómpelo, bátelo y úntalo en las paredes del pan de molde para conseguir un bocado rebozado por fuera y relleno de jamón y queso fundido por dentro. Mételo en la sandwichera para añadirle esa textura crujiente y sabrosa del pan y a comer, ¡irresistible!

 

Con solo un poco de ingenio e intuición, podrás hacer una empanadilla rellena de lo que más te guste en una sandwichera

Empanadilla de carne

Desata tu esencia más carnívora y prepara tus propias empanadillas con una sandwichera. Extiende la masa de hojaldre y córtala en cuadrados que tengan un tamaño similar al de las placas de la sandwichera, añade la carne picada (la cantidad queda a tu gusto, pero recuerda dejar un espacio mínimo para que no sobresalga por los laterales) y ciérralo con otra capa. Usa un tenedor para juntar las dos masas de hojaldre y que la empanadilla quede bien cerrada, unos minutitos a la sandwichera y listo, ¿fácil, verdad?

 

Un bollo relleno de chocolate es un placer para toda la familia, y más si lo puedes hacer en apenas cinco minutos con unos pocos ingredientes y una sandwichera

Hojaldre de Nutella

Si lo de la empanadilla te ha sorprendido, esto te encantará, sobre todo si perteneces a esa gran mayoría de población adicta al chocolate. Introduce en un bol tres huevos y 150 gramos de azúcar hasta conseguir una mezcla blanca y cremosa. Una vez lograda, añadimos un yogur griego, 100 gramos de aceite de oliva, una cucharadita de canela y 10 gramos de esencia de vainilla, todo por ese orden, y tras ello, 250 gramos de harina junto a 16 gramos de levadura, y mezcla hasta tener una masa sin grumos y no muy espesa. Una vez completado este paso, encendemos la sandwichera y untamos ligeramente de mantequilla sus placas para que la mezcla no se pegue en ellas. si has llegado hasta aquí, solo te quedará el último paso, introduce la mitad de la mezcla en el aparato, añade la Nutella, y pon la cantidad restante, deja que se caliente para que los elementos se solidifiquen. Y antes de que empieces a comer, un consejo extra para los más golosos, espolvorea con cacao en polvo o azúcar glas para hacer de esta merienda/almuerzo algo memorable.

 

Bacon, queso fundido y huevos de codorniz componen la tapa de las tapas, con un poco de esmero y una sandwichera, la tendrás lista en cinco minutos

Mini-bocadillos de bacon, queso y huevos

Convierte una de las tapas más clásicas en una deliciosa y eventual costumbre para tu merienda o almuerzo. Es uno de los bocados de la lista más elaborados, pero merece la pena. Pon el pan en la sandwichera para darle ese distinguido toque tostado y crujiente. Mientras tanto, calienta la sartén y fríe las tiras de bacon y haz lo propio con unos huevos de codorniz. Añade tu queso favorito y date el gusto de saborear una de las mejores tapas de cualquier barra que se precie en tu propia casa o lugar de trabajo.

 

La mostaza y la miel forman una de las salsas más adictivas, combínala con cualquier receta de sandwichera y tendrás el éxito asegurado

Sándwich de queso, miel y mostaza

Una de esas salsas exóticas e interesantes que nunca te has atrevido a hacer, ahora tendrás la excusa perfecta para disfrutarla. Pon un poco de miel en un vaso y añade la misma cantidad de mostaza, bate la mezcla con una cucharilla hasta crear una masa homogénea y semi-líquida. Úntala en una rebanada, añade el queso que prefieras y cierra el emparedado, estará listo para meterse en la sandwichera, y en un par de minutos, en tu boca.

 

El sándwich primavera es de los emparedados más simples y a la vez más atractivos que se pueden probar,¡aprender a prepararlo con la ayuda de una sandwichera!

Sándwich primavera

No podía faltar uno de esos sándwiches de dos capas tan populares como deliciosos. Empezamos cortando la lechuga y los tomates en tiras lo más finas posibles, y una vez troceados, los secamos con papel absorbente de cocina. Y a partir de aquí, divide y vencerás, en la primera capa pon la lechuga con el jamón cocido, y el tomate con el queso en la segunda capa, y un consejo extra muy recomendable, añade algo de pepinillo en el piso que tú quieras para darle un toque peculiarmente adictivo. Por último, unta ligeramente de mayonesa las paredes exteriores del sándwich para darle ese matiz jugoso que tanto te encantará cuando lo saques de la sandwichera.

 

El bizcocho de limón es un bollo que todos hemos degustado de niños, ¿te imaginas hacerlo en 5 minutos con una sandwichera? Su receta es muy fácil

Bizcocho de limón

Revive el sabor del clásico bizcochito de limón rallado que todos hemos disfrutado de peques en casa de la abuela, con una sandwichera. Su preparación es sencillísima y podrás saborearlo en apenas cuatro minutos. Pon y mezcla en un bol dos huevos y 100 gramos de azúcar hasta conseguir una mezcla uniforme, y ves añadiendo poco a poco 100 mililitros de aceite de oliva, y tras ello, 250 gramos de harina junto a 16 gramos de levadura, una vez todo mezclado, añade ralladura de limón. Ya habrás hecho lo más difícil, solo te quedará poner la mezcla existente sobre las placas de la sandwichera (no olvides untarlas de mantequilla) y dejar que se caliente no más de tres minutos. Espolvorea con un pozo de azúcar y vuelve a paladear aquellos momentos de tu infancia.

 

Dos ingredientes tan simples como queso y huevo pueden formar una de las recetas más contundentes y sabrosas de una sandwichera

Sándwich de queso y huevo

Quizá pueda parecer un emparedado simple y sin atractivo, pero estamos seguros que cambiarás de opinión cuando se deshaga en el interior de tu boca. Introduce un par de huevos en una licuadora para batirlos de la forma más rápida y añade 300 gramos de queso, puedes elegir la variedad que quieras. Cuando tengas una masa uniforme espesa, úntala sobre las rebanadas de pan y mételas en la sandwichera. Si eres un amante del queso, sabemos que será tu favorito y te cansarás de probar distintas combinaciones. Prueba diferentes tipos de quesos hasta convertirte en un auténtico maestro sandwichero italiano.

 

Queso cheddar y cebolla caramelizada son el mejor complemeto para unas tiras desmenuzadas de ternera, una receta muy especial para la sandwichera

Sándwich de ternera, queso cheddar y cebolla caramelizada

Todo gran movimiento tiene su antítesis, y la hegemónica tendencia healthy no podía ser menos. A la moda por cuidar todo lo que comemos le ha salido un duro competidor con algunas recetas, auténticas bombas calóricas que se viralizan por internet. No invitamos a consumir en masa este tipo de alimentos, pero con esa pinta, ¡cualquiera se resiste a probarlas aunque sea una vez! Si ya estás salivando, toma nota, fríe media cebolla durante 20 minutos en la sartén hasta que se caramelice, simultáneamente, cocina un filete de ternera, y córtalo en tiras una vez asado. Coloca en ese orden los alimentos sobre una rodaja de pan y corona este suculento bocado con una loncha de queso cheddar y la rodaja superior. Mételo en la sandwichera unos minutos hasta que el pan se dore, y disfruta a lo grande.

 

El pastel de manzana es una receta inmortal que podrás hacer de la forma más artesanal en tu sandwichera

Pastelitos de manzana

Uno de los bocados estrella de la lista, digno de estar en el escaparate de la mejor de las panaderías y que podrás hacer con una sandwichera en tu casa con solo cuatro ingredientes y en solo cuatro pasos. Unta la primera tostada con mantequilla, corta una manzana en rodajas muy finas y ponlas encima, espolvorea con canela y azúcar a tu gusto y pon la rebanada encima, y repite con una pizca de nuevo de azúcar y canela. Deja que se doren en la sandwichera y disfruta de un bocado dulce, intenso y adictivo.

 

¿Cómo hacer una pizza con una sandwichera? Es tan (o más) sencillo como hacer un sándwich

Mini-pizza 

Si apenas te has inmutado con los pastelitos, bizcochos y hojaldres, esto sí que te sorprenderá, nunca hacer una pizza fue tan sencillo como con una sandwichera. Prepara la masa y añade los ingredientes esenciales, tomate y mozzarella para la base, y posteriormente, personalízala a tu gusto e introduce tu creación en la sandwichera. Deja que los ingredientes se fundan durante cinco minutos y sorpréndete a ti mismo con esta peculiar mini-pizza.

 

La moda healthy llega a tu sandwichera, donde podrás hacer sabrosas recetas con exóticos ingredientes como el aguacate

Sándwich de salmón, aguacate y queso

No podía faltar en este ranking una receta digna de la tendencia healthy, un bocado tan especial como sano que lo tendrás listo en menos de cinco minutos. Coloca en la rebanada de pan una cuarto de aguacate, dos lonchas de salmón ahumado y una pizca de mozzarella rallada, cierra el sándwich con la parte superior, pero úntala previamente con crema de queso. Todo listo para entrar en la sandwichera, dos o tres minutos en su interior y date el gusto de devorarlo caliente, la experiencia de saborearlo mejorará con creces.

 

El sándwich caprese es de los emparedados más sanos que puedes hacer con una sandwichera

Sándwich caprese

Una de las recetas más populares (y también sanas) entre los sándwiches no podía ausentarse de esta lista. Si no conoces los ingredientes que lo componen, toma nota: una rodaja de tomate fresco, una porción gruesa de mozzarella, un puñado de hojas frescas de albahaca, una pizca de pesto de albahaca y por supuesto, dos rebanadas de pan. Coloca en el orden escrito las piezas de comida e introduce el emparedado en la sandwichera, lo suficiente hasta que quede con esa textura dorada que tanto nos gusta, ¡bon apetit!

 

Fresa y Nutella para hacer uno de los sándwiches más apetitosos del mundo

Sándwich de Nutella y fresas

¿Qué le dice la Nutella a las fresas? Mi corazón (choco)late por ti, y tras este mini-festival del humor, nos ponemos con un sándwich ideal para los más golosos a los que el tiempo apremia. Nunca algo tan delicioso costó tan poco. Tan fácil como untar de Nutella las paredes interiores de las rebanadas, untar ligeramente de mantequilla las exteriores e introducirlo en la sandwichera. En un par de minutos lo tendrás listo, y podrás añadir una vez en el plato la fresa troceada y ponerla en el interior de este irresistible bocado. Si no temes ser más empalagoso, puedes añadir una pizca de sirope de fresa para un dulce colofón.

 

El sándwich de plátano y chocolate es de las recetas más golosas que puedes hacer con una sandwichera

Sándwich de plátano y chocolate

Si la anterior receta no ha saciado tu faceta más golosa, has de reconocer que tienes un problema, pero no te preocupes, nosotros también lo tenemos, ¡nos pierde el dulce! ¿Y a quién no? La textura crujiente y jugosa del pan de molde recién sacado de la sandwichera, con crema de chocolate derretida (puedes repetir con la Nutella si es tu favorita) y pequeñas rodajas de plátano caliente. Pocas veces el placer estuvo tan fácil al alcance de todos.